Podcast Radio UNAM

Serie: Revista

Audio: 481_REV_Chicas_Radio

Ficha técnica
Descripción
Institución productora Radio UNAM
Género radiofónico Producción en formato corto
Resumen
Producción Isela Villela
Contenido Todas las chicas querían trabajar allí. Era un estudio donde se pintaban a mano los números y las manecillas de los relojes. La pintura mágica estaba compuesta por radio. El radio era la sustancia más preciada de la Tierra. Un sólo gramo se vendía en tan sólo 120,000 dólares, por esta razón a las mujeres del estudio de relojes se les llamó "Las Chicas del Radio". El 1924, nueve pintoras de la Radium Luminous Material Corporation, habían muerto envenenadas por el radio. Si el pincel con el que trabajaban no era suficientemente fino, corrían el riesgo de estropear el reloj, por eso lo chupaban. 26 ańos antes, en 1898, el matrimonio de Marie y Pierre Curie, aisló la pechblenda, un mineral rico en uranio miles de veces más radioactivo. Se supo que podía combatir los tumores cancerosos. Los resultados para tratar el cáncer fueron buenos, entonces la humanidad dio por sentado que el radio podía sanar todo tipo de dolencias. La industria farmacéutica llenó el mercado de productos inútiles y peligrosos, como pastas de dientes, cremas de belleza, crecepelo, jabones, supositorios, e incluso agua radiactiva, que comercialmente se llamó Radithor. En 1927, el famoso millonario y deportista Eben Byers, comenzó a tomar Radithor para sanar una lesión del brazo. A Byers le sentó tan bien que empezó a beber varias botellas a diario. En 1930 empezó a perder dientes y en 1932, murió de envenenamiento por radio. El escándalo y la polémica atrajeron a las autoridades, quienes no tardaron en prohibir la venta de Radithor y declararon ilegales las medicinas fabricadas con radio. La muerte de Byers fue el principio del fin de la industria del radio, pues la Asociación Médica Estadounidense, lo eliminó de la lista de Remedios nuevos y no oficiales; lugar que ocupaba desde 1914, con todo y el caso de Las Chicas del Radio. Pese a la enfermedad y gracias a un dictamen forense, las Chicas del Radio lucharon hasta el último suspiro por exigir compensaciones médicas, pues la enfermedad las dejó imposibilitadas para trabajar. Las trabas legales y de género no frenaron a cinco de ellas, quienes llamaron la atención de la prensa y ganaron el caso.
Conductores Juan Stack, María Sandoval
Duración 00:04:31