Podcast Radio UNAM

Serie: Testimonio de oídas

Audio: 256_Testimonio_Oidas_Antonieta_Tello_1_M301018

Ficha técnica
Descripción Serie de programas de 58 minutos en donde los creadores e intérpretes ofrecen su testimonio de vida, así como de su trayectoria profesional.
Institución productora Radio UNAM
Género radiofónico Programa musical
Resumen La maestra se presenta y comienza a platicarnos cuando se despertó su pasión por la música a los tres ańos, escuchando música de The Beatles. Su padre era melómano y su madre había estudiado canto en el Conservatorio de Música y Declamación de Puebla, su tía era pianista y su tío tenor; su prima es pianista como ella. Y cómo desde muy pequeńa le pidió a aus padres ingresar al Conservatorio a estudiar música, ella realmente deseaba ser pianista tras escuchar a su tía interpretar, así como a Alfred Brendel tocar las sonatas de Beethoven. Ingresó de manera exdtemporánea al conservatorio gracias al maestro José Luis Alcaraz y a la maestra Aura Pacheco. Su mayor pasión desde nińa fue tocar piano, su maestro Andrés Acosta fue quien la impulsaría a seguir adelante, el problema era que María Antonieta, "Tony", para los amigos, estudiaba Ingeniería Química en la unviersidad Iberoamericana. Así que, un día llegó a clase con las manos púrpuras tras un experimento fallido; su maestro la hizo decidir entre estudiar la ingeniería o la música, así que ella decidió tomar el piano. Andrés le ratificaba sobre su talento y grandes cualdiades musicales, esto convergía con las ideas y sentimientos de ella. Debutó como pianista a los 17 ańos en la casa de cultura de Puebla por invitación de su tío, interpretó una sonata de Beethoven, impromptus de Schubert y un vals de Ricardo Castro, entre otras obras. Este suceso era un síntoma de su relación con la música que ya era primordial. Pero, un nuevo salto en su carrera se dio gracias a la pianista Claudia Machuca que le presentó al maestro Jorge Federico Osorio, a quién escuchó tocar una escala en do mayor para calentamiento previo a tocar el concierto para piano y orquesta en Do mayor número 4 de Ludwig van Beethoven. Este hecho dejo anonadada a la joven pianista al punto de decirse a sí misma: "Quiero estudiar con él, me cueste lo que me cuesta, tenga que hacer lo que tenga que hacer". "Yo quiero tocar así, la música para mí es lo la música para mí es lo más importante. Quiero ser pianista, quiero ser solista." A partir de ese momento, dedicó toda su pasión y entrega al estudio de la música. Explica que no es dependencia, sino anhelo, arte, vivencia, entrega, espera, meditación, pensamiento y vida. Esa misma energía la llevó a audicionar para un curso de verano con Ronald Turini en Canadá, él le dio la oportunidad de tener una beca para estudiar con él en Ontario, pero decidió declinar para seguir con el mtro. Jorge Federico Osorio. Ella no se arrepiente de esa decisión, es una maestra que ha sido formada en México principalmente. Tony cuenta que su primer examen de titulación había sido anulado por distintas razones; la primera de ellas fue la ausencia de la directora María Teresa Rodríguez del Conservatorio de Música, por lo que tuvo que volver a hacerlo, también se les había olvidado un sinodal y eso anulaba todo el exámen. Así que, tuvo que hacer alrededor de 5 exámenes para titularse. Para María Antonieta Tello, el haber estudiado con Jorge Federico Osorio representaba un nuevo nivel de exigencia a nivel pianístico y personal: no contaba con familiares músicos, ni palancas ni conocidos que le pudiesen ayudar; pero sobre todo, tuvo que empezar a estudiar desde cero con él, a pesar de que se había gradudado con honores. No fue fácil cambiar toda su concepción técnica, pero con el paso del tiempo se presentó más como solista, tanto en música de cámara como con una pequeńa orquesta de cámara que se había formado en el conservatorio en ese entonces. Tiempo después, continúo sus estudios de posgrado en el área de interpretación en la otrora Escuela Nacional de Música de la UNAM, después de una serie de estudios en el extranjero y una beca Fulbright ganada, varios reconocimientos y concursos ganados. Durante su ingreso a la ENM de la UNAM; había hecho examen para educación musical, pero fue el jefe de posgrado, el doctor Corona y el maestro Roberto Kolb, quienes le recomendarían ingresar a interpretación; pero para ello, tuvo que cursar todas aquellas materias que le faltaban por acreditar en un sólo semestre como seminarios, conciertos, trabajos de investigación. Ella lo narra como si hubiese sido una pesadilla. Su maestro en ese entonces, seguía siendo Jorge Federico Osorio, a pesar de que había sido invitada a estudiar en Espańa o en otro país, solía donar estas becas a otros compańeros. Presenta el concierto para piano y orquesta número uno de Alexis Aranda con la orquesta sinfónica de San Luis Potosí y la dirección del Dr. José Miramontes Zapata. Recuerda su relación con el maestro Jorge Federico Osorio en una anécdota: En una audición él le dijo: "Maestra, usted tiene mucho talento", ella se enfadó y le replicó: "No, maestro. Es trabajo, yo nada más trabajo". Después siguieron trabajando el repertorio del concierto para piano de Alexis Aranda, como el concierto para piano y orquesta en Re menor de W.A. Mozart, esta última sirvió de inspiración para el primero. Despide la pieza: el segundo y tercer movimiento del concierto para piano y orquesta de Alexis Aranda en interpretación de María Antonieta Tello y el director José Miramontes Zapata con la orquesta sinfónica de San Luis Potosí. Tony tiene una revelación tras esta primera parte del testimonio de oídas: La única relación absoluta que ha tenido ha sido con la música. Todo lo que ha hecho, icnluso estudiar en la unviersidad La Salle una maestría en educación ha sido para enriquecer su técnica pianística; sentía un vacío de haber dejado ingeniería, así que estudió religión en esa misma escuela y la maestría en teología enj la unviersidad Iberoamericana. Habla sobre la teología y su relación con la música; al ser una educación llena de misterios, pensó que podría entender más sobre la técnica que envuelve a la interpretación pianística. También es egresada del posgrado en el Reino Unido en el ABSRM. A pesar de lo anterior, nos comenta que fue rechazada en el doctorado en música de la UNAM por decisión del jurado, esto la llenó de una energía negativa que no aguantaba, pero su maestro Jorge Federico Osorio le ordenó no apelar ni pronunciar palabra alguna en contra del jurado. Esto no la detuvo en continuar tocando el piano, siguió con su pasión musical. Esto le permite dar un consejo para los músicos que siguen estudiando o están bajo alguna academia de música y que tienen en el cuello el pie de un jurado: "Sería bueno que los jurados estuviesen preparados pare reconocer cuando una profesora, cuando una humilde profesora de un salón de una escuela pública y que no forma parte de la plantilla de la academia de solistas de bellas artes, tiene una trayectoria internacional y un nviel indiscutible. En el jurado puede haber fantasmas que creen que lo único que existe está ahí, pero se les olvida ver la realidad, se les olvida salir al plano académico, al otro techo administrativo, a las escuelitas, donde hay maestros que aunque no parezca, pueden ser los que más tocan y saben". Sin profesores no hay pianistas, sin profesores no hay orquestas. Fue rechazada de su doctorado en teoría, cosa que no estaba de acuerdo su actual maestro, Jorge Federico Osorio. Después de esto, el maestro dejó de darle clases, pero esto no significó una ruptura de relación, pues continuaban viéndose y María Antonieta Tello seguía admirando la filosofía y el trabajo del maestro en el painismo, en la música. De él, aprendió sobre el ritual dle concierto, la constancia en el estudio y la manera de abordar la música de manera religiosa. Ahora, María hace hincapié en su posgrado en interpretación que fue muy diferente. Ella lo disfrutó, pero no aprendió mucho, dice que habría que hacer un espacio para la educación no formal por que "żqué es lo que forma un pianista? żLa insititución?" La educación en un sentido amplio no es solamente una formación, más tiene que ver el carácter y el temperamento: esto es algo que pocos maestros enseńan. El temperamento es para María Antonieta un punto importante, pues tiene que ver directamente con el repertorio que se aborda, para saber cuál es la música que verdaderametne se puede interpretar. El título de su tesína fue: "El diálogo entre el presente y el pasado en el concierto para piano de Alexis Aranda, porque él es un compositor que puede ser modal, por lo que es necesario saber sobre música antigua, esto es claro en su tercer movimiento; la escucha de la música de Aranda puede ser engańoso pues el maestro Aranda tiene muchas intertextualidades en la obra, y aunque se escucha fácil, no lo es. Aranda echa mano de la forma Mozartiana, para escribir su concierto, pero también Chopin, y de los estudios de Rachmaninof. Asimismo, la maestra nos comenta que tiene dos alumnos muy simpáticos en cuarto grado de piano en el Conservatorio, y que quizás por las políticas institucionales, no le ofrecen la oportunidad de asistir la formación de los más avanzados. Pero agradece la presencia de Tere Frenk, como directora de la Facultad de Música. La maestra se despide ofreciéndonos un scherzo de Brahms, como encore.
Producción Dulce Huet, Ismael Morales
Contenido Alexis Aranda (1974, México, compositor) - Concierto núm 1, para piano y orquesta, (2004), en tres movimientos: Allegro, Lento y Presto. En la interpretación de María Antonieta Tello (1964, México, pianista, maestra y Dra en Educación, por LaSalle) y la orquesta sinfónica de San Luis Potosí, bajo la dirección de. Dr. José Miramontes Zapata. Johannes Brahms (1833-1897, Alemania, compositor y pianista) - Scherzo en mi bemol menor, op 4, (1851), para piano. En interpretación de María Antonieta Tello, al piano.
Conductores María Antonieta Tello
Duración 00:59:20