Podcast Radio UNAM

Serie: Testimonio de oídas

Audio: 222_Testimonio_Oidas_Roberto_Rivadeneyra_1_M290518

Ficha técnica
Descripción Serie de programas de 58 minutos en donde los creadores e intérpretes ofrecen su testimonio de vida, así como de su trayectoria profesional.
Institución productora Radio UNAM
Tema musical
Resumen Nuestro invitado se presenta al darnos la bienvenida y nos dice que como artista sonoro tiene un proyecto de arte sonoro y música experimental titulado Nomotrombo, pero que también colabora y es asesor como violinista y violista de la Academia de Música Antigua de la Facultad de Música de la UNAM.. Toca regularmete en varios ensambles barrocos, como el Settecento Ensanble; la Capilla Barroco, que dirige Horacio Franco; Novo & Antiqua Música, que dirige Rafael Moncada; y en ese ámbito de la música barroca, también tiene otro ensamble que dirige él mismo y se llama "Navío". Nos cuenta que empezó a estudiar el violín a los 9 ańos, en su ciudad natal, Puebla; que primeramente se inclinó por el piano, pero que en la escuela cuestionaron a sus padres, al no poderle comprar el instrumento; y entonces, se decdidió por el violín. Tambien recuerda que pudo haber empezado antes sus estudios musicales, pero que a última hora, un ańo antes, quiso tomar un taller de Botánica, pues siempre le han interesado los insectos; y nos comparte que le hubiese gustado ser Entomólogo. Desde muy pequeńo comenzó a tocar en una Orquesta Infantil en Puebla, y con ella tocaron en muchas ciudades, al interior de la República. Tomó clases con el maestro Miguel Bernal Matus, Director de la Orquesta de Cámara de la Ciudad de México; y de la Orquesta Sinfónica de Coyoacán. Y a sus 15 ańos tocó como solista con ambas orquestas. Rivadeneyra nos comenta también que la música siempre estuvo presente en su vida, desde su más tierna infancia. Subraya que su padre escuchaba "cosas raras", colecciones de London for Stereo, que tenían cosas bastante exóticas, con orquestas de percusiones, o arreglos para tango y música francesa. Así escuchó también a Resphigi y Mahler y Rachmaninov; pero también a Amparo Ochea. En su adoilescencia conoció la música contemporánea y algunos de sus compańeros hacían improvisación libre y lo invitaban a sus sesiones. Así tuvo la oportunidad de participar en el "Ensamble Vanguardia 4'33''", que inclusive escribieron su manifiesto. Muchos de ellos, eran rockeros. Había, bajo, batería, guitarra eléctrica; y el pianista era Federico González Orduńa, quien ahora es también un compositor de relevancia. También había músicos de Conservatorio, como él mismo.Todos eran coordinados por un contrabajista. Incursionaron de varias formas; él recuerda haber elaborado una partitura gráfica. Trabajaban con el ruido; y que había mucho ruido y que eso, lo divertía muchísimo. Empezó entonces a tocar música contemporánea y luego tomó un taller de composición con el maestro Gonzálo Macías (1958, Tlaxcala) en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). En esa época, un amigo musicólogo, Gustavo Mauleón, lo invitó a un grupo de música antigua para tocar en la Catedral de Puebla. Y en este momento observa cómo han cambiado las prácticas en la Ciudad, pues en Puebla, "lloviera o relampagueara" siempre se reunían por lo menos dos veces a la semana para ensayar; y que aquí en la Ciudad de México no es posible tener el mismo ritmo de estudio. Tocaba paralelamente tanto música barroca, como música contemporánea, y de esa forma nació su amor por la música antigua. Asimismo, en esa época, le encantaba leer a John Ronald Rulen Tolkien y que no dormía por devorar "El Seńor de los Anillos". Un amigo pintor, Mauricio Garduńo Loomelí compiló en un cassete música de distintas épocas, géneors y estilos y se lo regaló. Entonces nos cuenta que le impresionaron mucho dos selecciones: una 'misa polifónica', que nunca supo de quién era; y dos: las Cantigas de Santa María, de Alfono X "El Sabio"; y escuchamos una de ellas. Luego Roberto continúa con su relato. Nos cuenta que se mudó a la Ciudad de México para estudiar en la Escuela Superior de Música del INBA. Pero antes, después de la preparatoria estuvo indeciso y probando en distas instituciones diferentes carreras, como Comunicación y Economía, antes de escuchar su propia voz y la necesitad de ser músico. Recuerda que algunas áreas de conocimiento le han ayudado mucho a percibir la música en otra forma, y ésto lo ha enriquecido. En la Superior de Música estudió violín, y ahí conoció a Roberto Beltrán (actual director titular de la Orquesta Sinfónica de Guanajuato), quien como estudiante, tenía una orquesta que contó con el apoyo de grandes maestros, como Mario Lavista y Jorge Torres Sáenz, pero que por falta de presupuesto tuvo que disolverse. Roberto viajaba mucho a Puebla, y después del Ensamble de Vanguardia 4'33'', -que se deshizo- se formó otro, "El Acto", en donde los tres músicos que participaron realizaban actos performativos; y eso le empezó a gustar mucho. Luego el maestro Roberto nos comenta que escuchaba mucha música antigua, y primeramente compró un arco, para violín barroco y comenzó cada vez más a participar en las actividades de la Facultad de Música de la UNAM. Tomaba clases con todos los artistaa invitadoa que visitaban la escuela. Su primer curso más sólido fue un Curso con la Orquesta Barroca de Friburgo, 5 de sus compańeros, él incluído fueron becados y se fueron a tomar otro curso a Alemania. Relata que en esa época dejó de hacer música contemporánea, por adentrarse profundamente en el estudio de la música antigua. Y nos presenta una música que lo fascinó, pero que no identifica, aún. (Aquí entra de lleno la Misa Polifónica). Después se salió de la Superior, para inscribirse en Composición en la UNAM, pero después también desistió de esa carrera. Reflexionando, Roberto se pregunta żqué músicas me mueven? y żPor qué ya no me muyeven otras?. Y nos cuenta que siempre lo fascinó el Ars Subtilior, que tiene muchas complicaciones métricas y ritmicas; y nos cuenta un poco de ese arte de interpretación entre 3 voces. Dice que al interpretar esa música sentía que todo flotaba. Ese arte tiene mucho que ver con la literatura y con la danza de la época. Y nos ofrece Sur de la fontaine, de Johannes Ciconia, con las P"erfectas Anónimas". Luego nos cuenta que se compró una Fírula, que es el abuelito del violín; y que se parece a la vihuela. Después nos comenta Roberto que a la par de su fascinación por el Ars Subtilior, tiene un gran amor por la música étnica, que es un campo muy vasto. Algo de sus favoritos, son los Flautistas de Sajastán; y que aprenden a relizar la respiración circular, que significa que nunca dejan de respirar mientras tocan; y que marcan el ritmo con el diafragma. También le gusta mucho la música de África y la música de las nativas Unuit, de Canadá; también le fascina la música Huichol y la música Huave. Y nos ofrece funa pieza ritual derviche, como ejemplo. Nos dice que pese a que la altura cambie, siempre hay una base ritmica y armónica que se repite, y se repite y se repite.... Y que a él lo que lo impresiona, es cómo cambia la música, pese a mantener todo este ambiente sonoro. Antes de escuchar la pieza ritual derviche, nos anuncia que en el siguiente programa nos mostrará varias piezas de su proyecto Nomotrombo, de música experimental, performance y arte sonoro. Dice que para él estas músicas son joyas y tesoros muy queridos. Roberto comenta que Nomotrombo es una Jitanjáfora, o sea una palabra inventada (como lo es, el propio proyecto); y que en ese proyecto se permite hacer una fusión de todo lo que se le ocurre. Nos cuenta que además de loos insltrumentos antiguos, también toca con varios objetos sonoros, como tazones de acero inoxidable, algunos insectos electrónicos, que usa en forma analógica, pues no hay procesamiento original. Se despide y nos invita a escucharlo en la próxima emisión.
Producción Dulce Huet, Ismael Morales
Contenido Música anónima. - Misa polifónica (sanctus y Benedictus), liturgia de la solemnidad de San Benedeto. En interpretación del Coro Dei Moncadi Di Montecassino, bajo la dirección de Stefano Concordia. Alfonso X "El Sabio", Rey de Castilla (1221-1284, Espańa) - Cantiga 100: Santa María strella do Dia. En la interpretación de la Camerata Mediterránea y la Orquesta de Fés Addelkrim Rais Andalusian, todos, bajo la dirección de Joel Cohen. Johannes Ciconia (c. 1370 - 1412, Bélgica) - "Sobre una fuente". En interpretación de "Perfectas anónimas": Nurani Huet, mezzo-soprano; Mónica López Lau, flauta de pico; y Roberto Rivadeneyra, violín barroco. Música tradicional Derviche - Danza sufí (sin créditos de interpretación y producción)
Conductores Roberto Rivadeneyra Rosas (1976, Puebla, México, violinista y violista barroco; artista sonoro y músico experimental contemporáneo)
Duración 00:59:59